domingo, enero 31, 2010

Soy un nuevo peligro para la sociedad

Hace una semana que he acabado los primeros exámenes de la carrera. Y me han ido bien :) (menudo cambio con el colegio anterior, ni punto de comparación en nada). Después de los exámenes nos dan una semana de vacaciones (esta pasada). Me encanta la universidad. Jajajaja.

Pero no creáis que he estado de panching todo este tiempo, eh? (aunque los que sí lo creéis no vais por mal camino).

Me he apuntado… chan, chan, chan. A la Autoescuela. Ueeeeee, plas,plas,plas.

A ver si este verano ya puedo conducir algo durante las vacaciones. Así mi padre ya no nos mirará con cara de “no me creo que te vayas a sacar el carnet…”. Bueno, a mi no, a mi hermana sí. Jeje.

De momento sólo llevo una semana estudiando la teoría. Por lo que para las prácticas todavía me queda. Aunque por mi cuenta ya he hecho algunos pinitos. Jajajajaja.

El primer día fue en el parking del coche, aprender el juego de los pedales, las marchas y las luces. Acelerar, frenar, marcha atrás, embragar, desembragar... Aggh, que dolor de cabeza me da el embrague. Tres veces se me caló la primera vez.

Después ya he ido avanzando y desaparqué (eso sí, el día que no había ningún coche a los lados) y di la vuelta por tres columnas, la primera casi me la como (lo malo es que yo ni la vi) y las otras dos más o menos (más menos que más) bien.

Y ayer fue la última, nos fuimos a un pueblo de Barcelona y en el aparcamiento del restaurante (era al aire libre, de eso que no es ni aparcamiento, un descampado) salí, di media vuelta y rodeé unos cuantos coches, hasta la salida. ¡Qué emoción! (Jajajajaja, que queréis, son mis primeros días, no llego a más).

Eso sí, me da un miedo salir a la carretera. Ahora empiezo a controlar los pedales, pero si estoy atenta a ellos, no puedo estarlo del volante, de las señales, de las columnas…

Os saluda, el nuevo peligro de la carretera.

domingo, enero 24, 2010

El neón valiente

Seguramente no había comentado que tengo peces (o sí), ni que hace unos meses compramos nuevos, ni que finalmente decidimos comprarnos trece neones. Teníamos miedo de que al día siguiente, después de pasar una noche en la pecera, no quedara ni uno. Y bueno, así de la noche a la mañana tampoco ha sido, pero hoy sólo nos queda uno. Hace una semana nuestro pequeño neón perdió a su compañero. Se lo comieron.
Así que hoy quería presentar al pequeño de la casa (no pequeña, que esa soy yo) y a sus compañeros de vivienda. Ahí va.

video

En este otro video vemos como nuestro pez-intruso no tiene tanta vergüenza al ponerse delante la cámara. No sé porqué, pero me da a mí que ha cogido celos y quería ser él el protagonista de este post.

video

Pequeño neón, eres mi héroe.

jueves, enero 21, 2010

Camilla improvisada

Camilla improvisada en la cama de mis padres.

Mañana tengo mi último examen (uuueeee, este miércoles hice uno de psicología) y es de física. Pero no de fórmulas, como yo pensaba, sino de palpaciones, movilizaciones, cálculo de ángulos…

Y en casa no tengo las camillas cómodas de la universidad, con lo que siempre tenía que doblar un montón la espalda para practicar. Por lo que en un momento de lucidez (como se nota que acabo exámenes y ya se me ha quedado tonto el cerebro) se me ha ocurrido montar esa especie de cojínlandia.

Por lo menos de algo ha servido (sobre todo para reírme), y he podido practicar todas las movilizaciones a pesar que con alguna el “paciente” se me caía como una croqueta.

Pero no os preocupéis. No han habido heridos.

miércoles, enero 20, 2010

Hoy estoy contenta

Hoy estoy contenta, porque a pesar de lo mal que me han ido las cosas (o no sé si sólo lo he visto yo) hoy me siento bien.

Estos días he estado leyendo algunas entradas que publiqué y me iba acordando de los momentos y de las escenas. He visto que en muchos post no dejo claro el porqué de mis sentimientos, y sé porqué. A pesar de ser “anónimo” no estoy a gusto contando según qué cosas y me lo guardo todo, y eso no me gusta.

Pero hoy estoy contenta, a pesar de que está noche no me he podido aguantar al recordad que hacía 5 años atrás. Tonterías de adolescentes dicen algunos, yo creo que no. Pero hoy estoy contenta, porque también recordé que pude salir sola de “aquello”, que hace mucho que me olvide y que hoy me quiero más.

Hoy estoy contenta porque se diferenciar entre lo que está bien y lo que es una mierda. Y este verano he dejado la mierda atrás. Hoy me va todo genial, a pesar de que no esté haciendo lo que siempre he soñado.

Hoy estoy contenta porque sí, porque me estoy empezando a valorar, porque sé que valgo y porque la que más me quiere soy yo, eah!

Pues eso.

Siento si no he sido suficientemente clara… Pero sólo quería decir que hoy, sí, estoy contenta.

sábado, enero 16, 2010

Cestitas de hotel

Ayer hice dos exámenes más (ya me quedan menooos) Fisioterapia que creo que me fue bien y salud comunitaria que no lo tengo muy claro. Casi llego tarde al examen, uf. Después fuimos a comer fuera y de rebajas, pero no me compré nada. Lo planeamos el día antes después de estar estudiando todo el día. Así nos animábamos algo más.
Hoy después de llegar de la biblioteca, me he puesto a cotillear en mi cuarto, que quiera o no siempre me encuentro alguna cosa de la que me había olvidado. En una esquina he visto el neceser que me llevé estas vacaciones y tenía esto guardado de los sitios a donde fuimos:


Champús, gorros, limpiazapatos, no sé por qué no me cogí también el set de costura, jajaja.


No lo llegué a contar, pero después de pasar unos días en Calahorra, fuimos a un balneario de Arnedillo. Aquellos sí que fueron buenos días… Barros, piscinas, masajes, jazmín… Jajajajaja.
Y qué cosa… después de que me hicieran el primer (y único) masaje con aceites de jazmín (aaggjj) dije en un momento de poca conciencia: Bah, si finalmente no me cogen en la carrera, me hago Fisioterapeura…
Creo que fue la primera vez que lo pensé… y aquí estoy.
Menudas vueltas da la vida.

miércoles, enero 13, 2010

Mini-lámpara

Estas navidades compré una mini-lamparita para mi padre. Como a veces se queda por las noches en la cama leyendo un libro, pensé que era lo mejor. Así no hay tanta luz.


Luego le gustó a mi hermana… y cayó otra lamparita de esas…


Hoy ya hay tres lamparitas de ese tipo en casa…


Son tan pequeñas y prácticas… Qué no me he podido resistir.

martes, enero 12, 2010

Odio

Odio los primeros días de rebajas, odio la gente acumulada y odio las dependientas tontas.

¿Por qué la gente se vuelve loca y empieza a tirar todo por el suelo?

Si tampoco está TAN rebajado y la mayoría de cosas no son muy buenas…

El otro día fui a cambiar al h&m unos sujetadores que me regalaron los reyes, el problema era una esquina donde la tela estaba rota, desgarrada, pero en su momento no se vio. Así que tuve que tragarme una cola inmensa para que me dijeran que en esa tienda no me podían devolver el dinero, que tenía que ir al lugar donde se compraron (a pesar que las dos eran la misma). La razón fue que ellos no podían hacerse cargo, porque las dependientas no pueden vender ese tipo de prendas en ese estado. La responsabilidad era de la dependienta que lo vendió, ya que por obligación no tendría que haberlo hecho.

Después de un rato al final no tuve otra opción que irme a la otra punta de Barcelona para cambiarlo. Tuve que hacer otra vez una cola enorme, después de lo que me costó llegar hasta allí (coches, rebajas, gente…). Esta vez si me lo solucionaron. Ningún problema hasta que me dijo: Bueno, esto lo tendré que volver a poner a la venta, claro.

¿Dónde queda la responsabilidad y supuesta obligación?

Al día siguiente como tenía que ir para allí, entré otra vez en la tienda, y sí, era verdad lo que oyeron mis oídos. La gracia es que lo de seguridad (¿cómo se llama eso que ponen a la ropa para que no la robes? Yo lo llamo pip-pip, pero no creo que vaya por ahí) escondía el gran descosido…

Y ya para acabar bien el día, me compré un abrigo. Hacía tiempo que quería uno, porque llevaba una chaquetita que con un soplo te congelabas, y por cómo está el tiempo ahora, mejor tener algo de más abrigo. Así que decidí comprar la que ya me probé hace algunas semanas.
Creo que ya no hace falta que diga que hice una cola enooorme, hasta que al pagar, una me da el cambio y el tíquet y otra mete el abrigo en la bolsa. Cojo la bolsa, me voy y oigo: ¡Espera! Que no me has pagado… y me giro, yo aún con el tíquet en la mano, ¿Qué?… Lo peor es que cuando ya le expliqué todo, seguía con la cara de no estar conforme.

En fin…

Que hoy he hecho el primer examen (anatomía) y me ha ido bien :)

lunes, enero 11, 2010

¡Qué frio hace en la biblioteca!

Cómo me gustaría tener una de esas mantitas suaves y calentitas que les ponen a los bebes. Cualquiera que sea.


¡Qué envidia me da!

martes, enero 05, 2010

Hoy de fotos

Primero de todo, feliz navidad, feliz 2010… Espero que haya sido mejor que el mío, porque llevo unos días como una sopa… suerte que ya se me está yendo.

Estos días tengo la cabeza como un bombo por los exámenes, aparte del constipado, y muchas cosas interesantes no puedo contar… Así que he decidido hacer un post de imágenes. Tengo unas cuantas fotos que siempre pienso, esto lo explicare en el blog, y ahí siguen perdidas y llenas de polvo, así que ¡Hoy es el día!

Mientras iba por la diagonal hice una foto de la decoración de Navidad. Es bonito pasar por ahí abajo, aunque en la foto no se ve muy bien.


Hace ya unas semanas, en un bar (¿sólo lo veo yo o todos los de china se han apoderado de los bares?) donde vamos cada tarde a merendar entre clase y clase me regalaron esto:


Al ir a pagar la chica toda contenta me dice: Su cambio yyy ¡¡¡¡Felich Navidach!!!
Jajajajaja, más graciosa. Se ve que esa tarde regalaban calcetines y a la hora de juntarnos todos otra vez… ¡Sorpresa! nos encontramos con un montón.

Estos son los adornos de casa:
Hace ya unos tres años que hacemos el belén en el pasillo de casa, aprovechando en mueble-zapatero que tenemos ahí. Y nunca lo he enseñado por aquí, así que, ahí está:


Poner un poco la cabeza de lado porque no sabía cómo hacer la foto para que se viera todo.

Este año ha habido una novedad, y es que no hay trocitos de corcho y paja en el suelo… Por fin he convencido a mi familia para que no compre, siempre cuesta quitarlo y... ¡que cada año está cada caro!
Y este es el árbol:


Me encanta la bola roja gorda.

Y para acabar con las cosas navideñas, esto es lo que nos regalaron a mi hermana y a mí, unos primos el día de San Esteban:



Son dos toallitas pequeñas envueltas en forma de magdalena o bollito de chocolate. No lo había visto nunca. Son tan monos.

Mi paraguas, después de un mes ya le había cogido cariño, a pesar que al principio lo viese feo y cantón.



Esto me pasó un día de esos que llovía tanto por Barcelona. Ya salía de la biblioteca cuando vi que estaba lloviendo otra vez, así que mientras iba para la calle metí la mano en el bolso para sacar el paraguas. ¿Y qué pasó? Pues lo que veis. Al intentar abrirlo, no sé cómo pudo pasar, no creo tener tanta fuerza para ir rompiendo cosas, al estirar de la barra para subirlo para arriba (sobretodo que sea para arriba, no para abajo) se me salió “la parte importante del paraguas” y se cayó al suelo así como la veis, como una lechuga, mientras yo sostenía el palo.
Al final cogí el paraguas y con la mini barra que le quedó en la parte de arriba (que casi se me aguantaba en la cabeza) me fui como pude para casa. Parecía una loca riéndome sola todo el camino…

Y ya os dejo con esta última foto, es de un restaurante que veo siempre que voy hacia la universidad… Valorad vosotros.



Menú mediodía
Kiki rápido
Con pollo 8,50 / con butifarra de cerdo 8,50
Para llevar 7,50
De lunes a viernes (iva incluido)

Espero que hayáis sido buenos y que los reyes os traigan muuuchas cosas.
Related Posts with Thumbnails